guiado por las apariencias

8/12/08

Oh my sweet hangover.

Bueno, hoy me ha vuelto el buen humor. De hecho me volvió ayer por la noche, fue la primera noche que dormí en mi casa. Aun no me he mudado pero hay un colchón en el suelo donde acomodé mi mustélida espalda. Estuve charlando hasta las tantas con mis maravillosas compañeras de piso y todo fue felicidad. También me cogí una buena borrachera (en realidad por eso estoy de buen humor).

Hoy volviendo a casa de mi padre todo me parecía bonito, incluso mi resaca de proporciones épicas. Por fin volvía a tener uno de esos días, cuando el gris del cielo es el más bello de los colores. Sigo sin leer prácticamente nada, eso sí, lo poco que leo es a Walter Benjamin, y cada ensayito de sus Iluminaciones, me da combustible intelectual suficiente para unos días. En el último hablaba de nihilismo romántico y cita a Barrès: "¿Qué me importa la rectitud de las doctrinas? Lo que se estima en ellas es el entusiasmo." Me identifico bastante con la terminología "nihilismo romántico", aunque tendré que tener cuidado porque Barrès fue conservador y ultra nacionalista. Ya en la puerta de la casa de mi padre he ido a meter la llave en la cerradura y ha empezado a sonar The Battle of Evermore de los Zeppelin, es tan bonita que no podía escucharla viendo el portal, que está reformado y es feo. Así que me he puesto de pie en mitad de la acera y he mirado al cielo y justo ha pasado volando altísimo una bandada de pájaros que emigraban al Sur. Luego me he dado cuenta de que la camarera del restaurante de al lado me estaba mirando con curiosidad, seguramente preguntándose que hacía parado en frente de mi casa mirando al cielo. Y he entrado.

Me gusta Amor a quemarropa, tengo ganas de volver a verla.

Apollinaire decía que en el mundo contemporáneo, los poetas serían erradicados.

Hoy hace 28 años que mataron a John Lenon.

Plata y oro.

El Tejón.




I had to come all the way from the highways and byways of Tallahassee, Florida to Motor City, Detroit to find my true love. lf you gave me a million years to ponder, l would never have guessed that true romance and Detroit would go together. And to this day, the events that followed all seem like a distant dream. But the dream was real and was to change our lives forever. l kept asking Clarence why our world seemed to be collapsing and everything seemed so shitty. And he'd say: "That's the way it goes. But don't forget, it goes the other way too.'' That's the way romance is. Usually that's the way it goes. But every once in a while, it goes the other way too.

~ ~ ~ ~ ~ ~ ~ ~ ~ ~ ~ ~ ~ ~ ~ ~ ~ ~ ~ ~

Amid the chaos of that day when all l could hear was the thunder of gunshots and all l could smell was the violence in the air, l look back and am amazed that my thoughts were so clear and true. That three words went through my mind endlessly. Repeating themselves like a broken record. You're so cool. You're so cool. You're so cool. And sometimes Clarence asks me what would l have done if he had died. lf that bullet had been two inches more to the left. To this, l always smile. As if l'm not going to satisfy him with a response. But l always do. l tell him of how l would want to die. But that the anguish and the want of death would fade like the stars at dawn. And that things would be much like they are now. Perhaps. Except maybe l wouldn't have named our son... Elvis.


Brutal.


3 comentarios:

Jaime Yndurain dijo...

coño!

justo el otro dia, andaba yo con una resaca brutal y trataba (sin éxito) de acordarme de cómo se decía resaca en inglés...
...
y ahora la veo aqui escrita!!!

estás un poco chalao (como nuestro alopécico amigo común) pero mola pasarse x aqui de vez en cuando

Moscophorus C dijo...

Apollinaire era un toy.
No sabía nada, ni del rap
ni de hoy.


xDDD

per ver tutto dijo...

hoy he visto parte de amor a quemarropa en un canal que no se como se llama.
El es un loco simpático, carismático eufórico y optimista. Un evidente "perdedor" si no fuese porque tiene toda la suerte del mundo: desaparece en los momentos conflictivos y los que le rodean, su mujer y su padre (brindo por ellos) le quieren hasta las últimas consecuencias. Al final resulta que la casualidad y el amor pueden tejer una vida llena de esperanza.