guiado por las apariencias

10/2/12

Otro post.




a nadie se le ocurrió poner nombre al vacío interior

tal vez, afortunadamente.

agujero liberador, centro de una diana que no se puede ver

se parece a lluvia cayendo

la luz gris de las nubes cubre todo con un mantel

nos deja abrir los ojos.


a veces la sabiduría, que no el saber,

tiene como un regusto de pulcritud asesina

arrolladora.


anhelamos una claridad abrasadora

una luz que nos deje al fin,

sin aliento, incapaces ya de agotarnos.


una cierta calidez,

que también brilla, pero en otro tono,

se genera entre las manos

cuando las colocamos, una sobre la otra, formando una cavidad.

allí dentro, al mismo tiempo,

tampoco hay nada y hay algo,

la ilusión de una existencia.

una forma de describir el amar.


una maratón demasiado poblada

contra una meta horizontal

sin llegar, pero cada día más.


las palabras, que están lejos, nos acercan

con su superficie dorada

no como la del oro, sino como la del pollo o las manzanas al salir del horno.

las imágenes; claras; y más aun, las canciones, y más aun, la música, y más aun, la parca.

y la música, a pesar de todo, tiene ritmo

nuestro ritmo, entre las manos,

pero no fuera, nunca fuera

y aun así

cobardes o bravos. seguimos


2 comentarios:

pezewe dijo...

Me gusta

Mercedes dijo...

Hoy el conocimiento y la argumentación son incómodas y la sabiduría como un suicidio social. Gran "otro post" Tejón!