guiado por las apariencias

11/7/10

Catorce.

Con el alma abierta
el señor de todas las derrotas
derrama sus gotas de saliba
sobre un vestido de noche vacío.

Sólo quedan pisadas y bolsas de basura,
los recuerdos que llaman al monstruo,
sombreros negros en casas blancas;
gritos de un sueño en descomposición.

Yo recuerdo a una chica rubia como el cielo
que nunca existió.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

catorce?

Sr. Tejón dijo...

va después del trece ;)

Sr. Tejón dijo...

(la verdad es que lo puse a boleo, lo del trece se ema acaba de ocurrir)